Greenpeace

Mucho más, si sigues el enlace. Esto solo forma pate de un artículo de Greenpace.

El destino del planeta, sí, está en nuestras manos.

No podemos seguir pagando el precio de la falta de responsabilidad de la industria. Necesitamos leyes mucho más restrictivas, que fomenten la reutilización, el rellenado y el retorno de envases, por parte de las administraciones locales y estatales y un sistema de gestión de residuos en España que realmente funcione. Actualmente, apenas se recicla el 25% de los envases plásticos, el resto acaba contaminando el medioambiente, en vertederos, incineradoras o exportados a países del extranjero con menor capacidad de gestión.

Desde Greenpeace vamos a seguir trabajando para conseguir que las grandes compañías contaminantes como Coca-Cola se hagan responsables del problema que han ayudado a crear, pidiendo soluciones sostenibles para frenar esta crisis. Y ahora, con tu ayuda y la de mucha más gente, seguiremos presionando para que ese cambio ocurra cuanto antes.

Los residuos plásticos de Coca-Cola, Pepsi, Nestlé, Mars, Danone, Unilever, Mondelez, Colgate, Procter & Gamble y Johnson & Johnson, entre otras empresas, son una plaga repartida por ríos, ramblas, playas y océanos de todo el mundo.

Spoiler: detrás de este “lavado de imagen verde”, siguen escondiendo una gran dependencia de los plásticos de un solo uso en sus envases.

NINGUNA de estas marcas se ha comprometido a eliminar sus envases de usar y tirar, ni tienen objetivos claros para reducir la cantidad de plásticos que producen. De hecho, nos siguen obligando a comprar sus productos en envases de usar y tirar en vez de ofrecer alternativas recargables o rellenables. Además, sabemos que el reciclaje no es suficiente para frenar la contaminación por plásticos. Las marcas tienen que cambiar y ofrecer alternativas que no sigan asfixiando el planeta.

Es hora de que las marcas se comprometan a reducir su dependencia de los plásticos de un solo uso y hagan una transición hacia un nuevo modelo basado en la reutilización.

¡Pídeles a las marcas que se comprometan de una vez a eliminar su maldito plástico!

Si no puedes monetariamente, hazlo con una simple petición.

Gracias.